Yo soy yo. Me quiero, me cuido, me valoro y desarrollo mis capacidades

viernes, 15 de julio de 2016

Si quieres autogobernarte a ti mismo es fundamental que te cuides.

Si quieres ser tu misma, es absolutamente necesario que te ames.

Sabías que la falta de amor por tí es la principal causa de unas relaciones de pareja dependientes e insatisfactorias.

Te recuerdo que el amor por ti mismo, es un punto clave si quieres sentirte satisfecho/a dentro de tu propia piel.

Te transcribo un parráfo integro de mi primer libro "Ámate y sé feliz":

"Amar es buscar el bien verdadero del objeto amado. Amarte es que busques tu bien, que te respetes, que te cuides, que te valores, que promuevas tu desarrollo, que elijas construirte en lugar de destruirte. No es que te idolatres, ni que te idealices; no es que busques ser siempre el primero, ni tampoco que pases sobre las otras personas; no es considerarte el centro del universo. "

¿Sabes que si no te valoras enseñas a tu pareja a que no lo haga?

Tenemos muchas razones para valorarnos: somos importantes, nos lo merecemos, y haciéndolo enseñamos a los demás a actuar así con nosotros.

Cuídate atendiendo tu cuerpo, llevándolo a alcanzar sus niveles máximos de salud, belleza, armonía, tono, etc. Cuídate desarrollando tus posibilidades intelectuales, resolviendo tus problemas y eliminando las barreras que frenan tu crecimiento como persona; cuídate haciendote cada día más suave, firme, delicada, más persona.

Todas las personas poseemos innumerables habilidades. Podemos cantar, coser, bailar, tocar la guitarra, el piana, ser directores de una orquesta, de una empresa; jugar al tennis, al frontón, patinar, dibujar, escribir libros, hacer poemas, amar, cuidar, construir edificios, cocinar. Todas estas actividades y otras miles más favorecen el desarrollo de habilidades corporales, sensitivas, creativas, intelectuales, espaciales, organizativas, etc.

No podemos desarrollar todas nuestras posibilidades a la vez, tenemos que elegir de entre todas ellas aquellas que satisfacen mejor todas nuestras necesidades presentes. Por este motivo te aconsejo que elijas teniendo en cuenta que te gusta y que te conviene hacer.

Sólo una tierra sembrada y cultivada es capaz de producir riqueza. No seas una tierra fértil y vacía. Cúltivate y te sentiras lleno y autorrealizado. Solamente podrás intercambiar valor con tu pareja si estas y te sientes lleno de valor.

Te valoras cuando sabes que eres valioso o valiosa y haces lo que eres capaz de hacer. Te valoras cuando dejas de esperar que alguien te de valor y tu mismo te lo das: trabajando, sí; aprendiendo, sí; con dificultades a veces pero siempre avanzando.

¿Recuerdas aquel poema de Bécquer?

 Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueño tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo,
veíase el arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas,
 como el pájaro duerme en sus ramas,
esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!

¡Ay! - pensé - , Cuántas veces el genio
así duerme en el fondo del alma,
y una voz, como Lázaro espera
que le diga: «Levántate y anda»

¡Cuántas capacidades y posibilidades duermen en el fondo de tu alma esperando que elijas algunas, y les digas: «Levántate y anda» !

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto