No pretendas que todos te comprendan

viernes, 13 de mayo de 2016

Si para sentirte bien todavía precisas ser comprendido es porque valoras que las otras personas son más importantes que tú. Pero si nadie entiende tu conducta cuestiónate si estas queriendo provocar un rechazo general. Ni necesitas que todo el mundo te comprenda, ni tampoco que él o ella te aprueben en todo; de ser así estas por completo en sus manos. Si te sientes mal cuando alguien pronuncia un "no te entiendo" estas permitiendo que ese alguien te manipule cuando quiera; le estas pasando el poder sobre tu persona, de lo cuál deduzco que no te amas lo suficiente. Si sigues esperando que los demás te comprendan en todo, estas actúando como un niño pequeño y les atribuyes a ellos la categoría de padres. Comprendéte tú y deja de esperar su comprensión.

Laura pretendía que Pedro estuviera de acuerdo y felicitara sus elecciones. Gastaba saliva con objeto de que él comprendiera "Si no me comprende me siento fatal, me parece que no me quiere y dejo de hacer lo que sea". El orígen de la conducta de Laura estaba en su infancia. Su madre la había manipulado con grandes dosis de incomprensión. Cuando pronunciaba el fatídico "no te entiendo" se apartaba de ella manteniéndose fría y distante hasta que su hijita del alma hacía lo que mamá quería. De la repetición continuada de esta situación Laura concluyó: "Si hago cosas que los demás no comprenden dejarán de quererme" y "Yo soy una persona rara".

Cuando descubrió que esta había sido una estrategia de su madre para que ella hiciera o dejara de hacer aquello que por otros medios no conseguiría, y que seguir esperando comprensión es permitir la manipulación, cambió sus conclusiones por estas: "Ni siempre ni en todo voy a ser comprendida". Yo soy una persona normal "Me sentiré bien aunque no obtenga la aprobación externa" "Me querré a mi misma siempre, aún en el caso de no ser entendida por Pedro".

Lector, lectora, recuerda que:

- Ya no eres un niño/a.
- No necesitas que él/ella te quiera, te comprenda o te valore para sentirte bien.

- No pretendas que una sola persona o dos te den todo lo que tu precisas. No le pidas tanto a una sola fuente. ¡Hay tantas personas en el mundo! Con la primera que tienes que contar es contigo, sobre todo tú no te falles, y después ten por seguro que siempre encontrarás a alguien que te de cariño, valoración, comprensión, respeto, aceptación.... etc. Ese alguien puede ser una compañera de trabajo, una vecina, tu padre, tu hermano, un amigo/a.

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto