¿Te sientes feliz en tu relación de pareja?

viernes, 1 de abril de 2016

Una pareja formada por dos seres completos; ¡por favor nada de medias naranjas!; que son interdependientes; que comparten juegos, risas, alegrías; que se apoyan y protegen el uno al otro; que intercambian pensamientos, ideas, opiniones, sentimientos; que se respetan al máximo; que diariamente eligen amarse y sobre todo que son capaces de llegar a acuerdos claros y sinceros de cómo van a vivir su vida juntos.

Habéis visto que he escrito interdependientes. Pues sí, la interdependencia es mi propuesta concreta para una relación de pareja sana y feliz. Interdependencia no es ni dependencia ni independencia; es la superación de los dos extremos, es hacer compromisos o pactos.

En una relación dependiente las personas son incompletas, son mitades (aquello de las dos medias naranjas). Uno de los miembros es el que toma decisiones; el que piensa, opina, organiza, como vulgarmente se dice, es "quien lleva los pantalones". El otro es quien se somete o revela frente a las directrices de su compañero. Uno domina y el otro es dominado. A veces se intercambian las tornas e incluso se reparten las áreas de poder: ella manda en casa y él calla, no tiene ni voz ni voto; más tarde el toma la autoridad en otro terreno, como por ejemplo escoger las vacaciones, las salidas de fin de semana o la inversión del dinero. Son muchas la variaciones sobre el mismo tema.

Generalmente cuando usan el "nosotros" lo hacen incorrectamente; con ese "nosotros pensamos" están queriendo decir "yo he pensado y decidido por los dos".

La relación independiente representa el lado opuesto. "Yo soy yo, tú eres tú. Si tú quieres hacer una cosa la haces y si yo otra la hago. Si coincidimos vamos juntos, y si no, vamos separados. No te necesito para nada." Todo ello está bien pero lleva al aislamiento, al "cada uno tira para su lado". ¿Dónde está aquí la posibilidad de compartir? ¡Y lo bonito que es que los dos demos un paso para encontrarnos a medio camino!

La fórmula de la relación interdependiente es esta: «Yo soy yo, una persona entera de pies a cabeza, tú eres tú, completo también; y los dos juntos somos "nosotros", otra unidad».

Muriel James, la autora del libro "Nacidos para triunfar", me contó como enseñaba esta idea a las parejas que acudían a su consulta con una sencilla ecuación matemática.

1   +   1   = 1  +  1  +  1
                Yo     Tú     Tú     Yo   NOSOTROS

En el próximo post continuaré con este tema explicando como para vivir una relación de pareja sana es imprescindible que cada miembro de la pareja sea él mismo.

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto