Cómo vivir bien en pareja: Las oportunidades de la crisis del desenamoramiento

martes, 14 de octubre de 2014

Tanto para los que hemos pasado como para los que estáis en pleno desenamoramiento, existe una gran oportunidad inmersa en esta etapa que es la aceptación del otro como ser real, con sus lados positivos y negativos.

Es la gran oportunidad de integrar a nuestra pareja y verla como un ser completo. Ver al otro de una forma completa quiere decir que simultáneamente, a la vez, observamos lo positivo y lo negativo que posee, significa que hemos roto la disyuntiva “o bueno o malo” y somos capaces de integrar y armonizar, “bueno y malo”.

Contrariamente a lo que creen muchas personas, ver la realidad objetivamente es muy relajante y tranquilizador. Construir castillos en el aire es emocionante, pero también produce mucha angustia.

Una vez que hayamos sido capaces de ver al otro con objetividad, es cuando estamos en disposición de aceptarlo.

Aceptación no significa conformidad. Aceptar quiere decir, primero ver la realidad, las dos caras de la moneda, y después poner el acento en la parte positiva.

Insistiré en esta idea un poco más: todos somos un poco buenos y un poco malos a la vez y si nos aceptamos y nos valoramos de una forma real, somos conscientes de este hecho, observamos nuestras cualidades y limitaciones con serenidad, decidimos enfatizar las primeras, las cualidades, y nos queremos.

La mayoría de las personas prefieren ver los pecados de los demás. La frase bíblica “es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio”, se cumple con demasiada frecuencia en el terreno de las relaciones de pareja.

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto