Riegos y oportunidades del “ya está”

martes, 8 de abril de 2014

Puedes desarrollar tu creatividad e ingenio buscando nuevas formas de conquistar al otro. La gran oportunidad que poseemos las personas que vivimos en una relación de pareja es la de no poder dormirnos nunca, es la oportunidad de no tener tiempo para aburrirnos pensando que ya está todo hecho.

Poseemos la ventaja de tener que seguir activos, siempre en la brecha. Tenemos la gran suerte de tener que seguir buscando nuevas formas de conquistar y atraer al otro.

Oportunidades:

Te sugiero que confecciones una lista de alternativas y truquitos para que los utilices en el momento más apropiado, y como muestra ahí va un botón:

Una llamada telefónica con tono seductor y…
Un ramo de flores con tarjeta incluida.
La compra de un camisón seductor y el montaje de un espectáculo inventado para él como único espectador.
Una idea: ¿por qué no practicamos juntos ese deporte? La nueva receta de cocina de su plato favorito. Un abrazo tierno cuando llega del trabajo. Otro abrazo seductor… para caldear el ambiente. Unas entradas para el teatro.
Una noche semanal reservada para salir solos.
Un fin de semana en el Pirineo, para celebrar que estamos juntos.

¿Te agrada alguna idea de esta lista? ¿Por qué no te confeccionas la tuya propia? No hay nada en el mundo más aburrido en el mundo que la pasividad, la indecisión y el conformismo. Deja de esperar que el otro sea detallista y comienza a sorprenderle.

Da un poquito y espera, enséñale el placer de dar, pídele con cariño aquello que te agradaría, sobre todo deja de criticar negativamente.

Puedes decidir conquistarla hoy.
Puedes proponerte atraerlo.
Puedes probar una mirada distinta como si fuera el primer día.

No te acostumbres a su presencia. Descubre el valor de su compañía día a día. Aprecia la vida en común de manera renovada.

Una de los secretos de las parejas felices consiste en actuar de la misma manera y con las mismas atenciones que al principio de la relación después de muchos años de vida en común. Os aconsejo que permanezcáis atentos a vuestra relación.

Los riesgos:

Perder la vitalidad, alegría e interés por el otro.
Echar la culpa al compañero de la propia apatía y aburrimiento, en lugar de asumir la responsabilidad.
Perder a la pareja. Puedes perderla porque se aleje de tí mental y emocionalmente o porque se vaya físicamente.
Buscar un entretenimiento “fuera” que haga la vida más emocionante.

Manuel, tienes la “oficial” y “ la amante” y ese triángulo te apasiona. Vives momentos intensos y placenteros junto a otros llenos de angustia. Pagas muy caro el placer que recibes, es el precio de la culpabilidad. Te sientes dividido e insatisfecho. ¿Por qué no tomas una decisión adecuada y usas tu imaginación “dentro” de la pareja?

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto