Me quiero muchísimo cuando veo mis errores

martes, 11 de marzo de 2014

Una de mis autoafirmaciones preferidas es: Me quiero muchísimo cuando veo mis errores. En general hemos recibido una educación en la que fallar es malo. Adan y Eva fueron expulsados del Paraíso por haber desobedecido a Dios, que les había prohibido comer del árbol del bien y del mal. Este error tuvo graves consecuencias como son: enfermedades, parir con dolor, la muerte…. y en definitiva la expulsión del Paraíso. El castigo fue pasar de la Felicidad absoluta al sufrimiento continuo. Este es el mensaje básico con el que hemos crecido muchas personas.

Creo que es muy importante que cambiemos este concepto por varias razones:

  • el miedo a fallar multiplica los errores.
  • aciertos y errores forman parte del aprendizaje y de ambos aprendemos.
  • las equivocaciones son de seres humanos. Aceptar nuestras debilidades nos hace crecer.
  • el buen trato y la tolerancia frente al fallo aumenta nuestros deseos de cambiar y mejorar.
  • el amor verdadero es incondicional.
  • los castigos nos aportan infelicidad.
Es cierto que debemos aceptar que en la vida todo tiene unas consecuencias, pero en la mayoría de ocasiones estas no son terribles. Por otro lado hay errores que son intolerables, como por ejemplo lo que hacen algunos políticos robando lo que obviamente no es de ellos y perjudicando a los más necesitados. Todos podemos aprender y perdonar.

Y para terminar lo haré con otra de mis autoafirmaciones predilectas: Me perdono y perdono; soy libre para amar y disfrutar la vida.

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto