Si queremos evolucionar es importante que desarrollemos nuestra capacidad de amar

martes, 15 de febrero de 2011

Love is a many splendored thing. ¡Qué hermosa canción! ¿La conoces? Sammy Fain ganó un Oscar por esta música en el 1955.

Si. El verdadero amor es algo maravilloso, es la meta última y más alta a la que podemos aspirar como personas.

Ocuparnos de nosotros mismos es una ocupación sana que irradia beneficios sobre nuestra persona y sobre nuestra relación de pareja. Una vez que sientas amor por tí, es lógico que puedas querer también al otro; no podrás darle a tu compañero/a aquello que no tengas. No sabras transmitir lo que no posees.

Ocuparos amorosamente de vuestra relación es una hermosa actividad que os hará ganar a los dos. Ocuparos con ternura de vosotros os aportará una alegría y una vitalidad arrolladora.

Pero ¿qué es más importante, comenzar por amarnos a nosotros mismos o empezar por los demás? La respuesta es: debemos amarnos y amar a las otras personas al mismo tiempo, porque la satisfacción en el amor individual no puede lograrse por completo sin el desarrollo de la capacidad de amar al otro, sin humildad, coraje, ni disciplina.

Elige amar a los dos a la vez sustituyendo la disyuntiva “o tú o yo” por la sumatoria “tú y yo”.

Como dice Manuel Cruz en su libro Amo luego existo, “amar es apostar, creer en el otro más de lo que merece”. Comparto con el autor la idea de que quien no ama “existe… pero menos.”



Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto