Encontrar el momento favorable para dialogar

martes, 23 de diciembre de 2008

¿Cuál es ese momento? La respuesta es bien sencilla: aquel que sea bueno para ambos, aquel que es elegido por los dos.

Es evidente que, si queremos dialogar, no monologar, hemos de estar dispuestos y predispuestos ambos. Si yo tengo muchas ganas de hablar ahora y tú no eliges escuchar y hablar tambien ahora, éste no es un buen momento para nosotros.

Si verdaderamente pretendemos dialogar, estamos adentrándonos en el terreno del nosotros, ¿recuerdas?, y en esta tierra caben las decisiones compartidas y no tienen razón de ser las elecciones unilaterales e independientes.

Esta idea es básica para el respeto mutuo. Cuando sencillamente tenemos deseos de hablar y de ser escuchados, debemos tener en cuenta el deseo del otro de escucharnos activamente.

Escena - El está leyendo una novela en la cama. Ella desea intensamente que Carlos la atienda.

Ella - Tengo ganas de comentarte algo. ¿Te va bien ahora?
El - Espera, tan solo me faltan dos páginas para finalizar el capítulo.

Ese será el momento más favorable para dialogar, ya que Cristina puede esperar que Carlos termine esas dos páginas.

Elena Llanos © 2015 - Barcelona


Ir arribaContacto